Qatar
22 DE NOVIEMBRE: UN MULTIVERSO ARGENTINO

22 DE NOVIEMBRE: UN MULTIVERSO ARGENTINO

Un presidente firma un decreto que cambiará la historia de su país. Un grupo de militares y civiles ingresan en la principal central obrera para secuestrar el cadáver de la líder espiritual de la nación. Varias cámaras, fotográficas y de video, registran el asesinato a cielo abierto del presidente de Estados Unidos. Por un margen pequeño, por primera vez la derecha llega a la presidencia a través de las urnas. Argentina debuta en el mundial de Qatar contra Arabia Saudita, pierde tras treinta y seis partidos. Luego de vencer por primera vez a Brasil de visitante por eliminatorias, Lionel Scaloni nos pide un tiempo. 

Un tornado cargado de hechos, símbolos, nombres, lágrimas, sonrisas, historias, nacimientos y muertes. Siempre pasa algo, un hecho que desencadena otra serie de hechos que modifican vidas. Hay fechas donde esos hechos parecen ponerse de acuerdo para que, tras cada efeméride leída se escuche: “¿Todo eso pasó?”. El 22 de noviembre no parece una fecha sino un portal en el que el presente cambia de riel para viajar hacia un futuro diferente. 

Toda historia es recorte y el tiempo no siempre sucede de manera lineal. En el multiverso 22 de noviembre el comienzo se da a las 7 de la mañana del año 2022. Es martes. Algunas personas amanecen con la noticia de la muerte del cantante cubano Pablo Milanés. Otros no amanecen, hacen un puente entre la noche y el día. Las panaderías abren más temprano. También están los que se arman un fernet al lado de los que toman café. Hace cuarenta y ocho horas empezó el mundial de Qatar, el del desierto, el boicot, los derechos humanos, el FIFA Gate y la ilusión que genera la scaloneta. 

Se paró el país para ver el debut de la selección. La transmisión del partido contra Arabia Saudita fue el evento televisivo que más midió en 2022 hasta ese momento: 55,5 puntos de rating. Es probable que haya sido el debut de la selección más visto de la historia de los mundiales. Con un invicto de 36 partidos y un comienzo contra la selección más débil del grupo, todo indicaba que sería una mañana a puro disfrute. Pero acá es donde se abren las puertas de los universos paralelos. Los tres fuera de juego marcados durante el primer tiempo, uno con un error del offside automático, desviaron el curso del río de los acontecimientos. Argentina pasaba de conservar su invicto y levantar sus primero tres puntos, a agarrarse bien fuerte de las manos para aguantar el movimiento de las placas tectónicas de la patria. 

El chiste que giraba en redes sociales era que Alberto Fernández tenía su renuncia firmada si Argentina no ganaba el siguiente partido. El otro comentario rozaba la especulación delirante: se pensaba que esa derrota era lo mejor para la selección. Así como existen las victorias pírricas, esas donde se perdió mucho para poder ganar, ahora nacían las derrotas positivas. El tiempo nos daría la razón. 

Si uno dice 22 de noviembre en cualquier país que no sea el nuestro la respuesta tendrá tres iniciales: JFK. Tenemos que viajar a la ciudad de Dallas en 1963. Estados Unidos está en plena disputa interna por los derechos civiles de la comunidad afroamericana. El presidente John Fitzgerald Kennedy parece decidido a dar un paso hacia la igualdad. Aquel 22 de noviembre el presidente viaja junto a su esposa, Jacqueline Bouvier, en auto descapotable. Entonces lo inaudito. Kennedy se transforma en el primer presidente asesinado de la historia de Estados Unidos, con un signo de modernidad claro: el magnicidio queda filmado y fotografiado. 

En Argentina, si pensamos en Dallas y en tragedia, nuestra memoria rompe la barrera del 22 de noviembre. El recuerdo nos remonta al 26 de junio de 1994, el día en que la FIFA anunció, en la misma ciudad donde mataron a Kennedy, que Diego Maradona quedaba expulsado del mundial de Estados Unidos 94. El último último con Diego en cancha. 

Avances y retrocesos. Huellas que marcan un camino. No todos los 22 de noviembre fueron un golpazo. En 1949 se concretaba una promesa: educación universitaria pública y gratuita. Hasta esa fecha las universidades nacionales eran aranceladas, es decir que solo un bajo porcentaje de la población podía acceder a ella. El primer gobierno de Perón había creado becas para que los hijos de obreros pudieran alcanzar la educación universitaria, pero este decreto abría la posibilidad de que todos los hijos de obreros accedieran a ella. Movilidad social ascendente. Medidas que modifican futuros familiares. 

Juan Domingo Perón lo había anunciado meses antes, en el aniversario del fallecimiento de Manuel Belgrano. Era una de los pedidos de la Reforma Universitaria de 1918. Como con los goles de Arabia Saudita, hubieron retrocesos. Después del golpe de estado de 1955 la universidad volvió a ser arancelada, pero el decreto de Perón había abierto un sendero por el que transitar. La universidad no solo podía sino que debía ser un derecho. En 1973 la educación universitaria volvió a ser gratuita. En cincuenta años esto no solo no se modificó, sino que además se crearon nuevas universidades para que el acceso fuera cada vez mayor. 

No todos los 22 de noviembre modificaron futuros, también hay uno que buscó borrar el pasado. Fue en 1955, dos meses después del golpe de estado que derrocó a Perón. En la sede de la CGT de la calle Azopardo descansaban los restos embalsamados de Eva Perón. Un comando de la autodenominada Revolución Libertadora irrumpió en la sede de la Central General de los Trabajadores y secuestró sus restos. Un presagio de lo que sucedería veinte años después con el golpe de estado de 1976. El cuerpo estuvo desaparecido por 16 años, durante los cuales llevó a la locura a quienes conocían el secreto de su ubicación, ingresó con el nombre de María Maggi de Magistris en Italia, fue buscado, utilizado como objeto de negociación y finalmente entregado a Juan Domingo Perón en Puerta de Hierro, España. 

 El otro gran quiebre que se dio un 22 de noviembre fue en 2015. Era domingo. Por primera vez en la historia argentina se iba a disputar un balotaje. De un lado Daniel Scioli, entonces gobernador de la Provincia de Buenos Aires; del otro Mauricio Macri, Jefe de Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Pero había algo más. La posibilidad de que, por primera vez en la historia, un gobierno definidamente de derecha llegara a la presidencia mediante los votos. Contra todo pronóstico, Macri ganó por dos puntos la elección. Se terminaba así un ciclo de doce años de kirchnerismo. Se rompió la matrix. El futuro se cargó de represión, ajuste y deuda con el FMI.

Hoy se cumple un año del debut contra Arabia Saudita, el que parecía nuestra última parada en el multiverso 22 de noviembre. Pero anoche, apenas pasadas las doce de la noche, cuando el día recién comenzaba, Lionel Scaloni decidió agregar una historia más a este recorrido. La conferencia de prensa después del histórico triunfo en Brasil, tras la brutal represión contra los hinchas argentinos, llegaba a su fin. Sin ninguna pregunta que diera paso a la respuesta, el técnico de la selección argentina abrió la posibilidad de abandonar su cargo. En un país prácticamente sin presidente desde hace meses, con la inminencia de un fascismo neoliberal esperando para tomar las riendas, uno de los garantes de la felicidad popular avisa que el futuro puede ser más oscuro todavía. Un nuevo portal se abrió en el multiverso 22 de noviembre. 

Autor

  • Juan Stanisci

    Nació y vive en La Boca. Escritor y director en Lástima a nadie, maestro. Escribe y colabora en medios digitales de Argentina, Uruguay y México. Es uno de los autores del libro Crónicas Maradonianas.